Capra Valmarana (Vicenza)

Villa `La Rotonda` (Villa Almerico)

Edificada cerca del 1570 por el prelado Paolo Almerico, ya referendario apostólico de los pontífices Pio IV y Pio V, la Rotonda – sin dudas la más célebre invención del Palladio – constituye un original ejemplo de villa del eclesiástico. Tipológicamente se destaca del resto de la producción palladiana: no se desarrolla, en efecto, sobre una planta longitudinal, como la mayor parte de las fábricas de villa, y es también la única coronada por una cúpula (que en el proyecto originario aparecía hemisférica y aún más emergente). También su destinación la distingue en el panorama de las villas vénetas del segundo Quinientos: se trata de una residencia suburbana, refinado punto de encuentro para los aristócratas vicentinos, lugar destinado a la diversión y a los “ocios literarios”. Sólo la familia Capria, que la adquirió en el 1591, hizo edificar por Vincenzo Scamozzi los adyacentes rusticales destinados a la vida agrícola. En la villa pensada por el hombre de iglesia Palladio introduce, entonces, elementos formales destinado a sugerir un sentido de sacralidad, probablemente inspirándose al Panteón romano que en aquellos tiempos era denominado “Rotonda” y reelaborando el tema clásico del “espacio sagrado” que sale desde la contaminación entre diferentes modelos formales del circulo y del cuadrado, del cubo y de la esfera. Palladio opta para la planta central, corona el edificio con la cúpula, repite por cuatro veces el pronao clásico realizando una villa-templo destinada a celebrar el prestigio del comitente y a recordar los importantes encargos por éste desarrollados para los Pontífices romanos. También los frescos quinientistas, realizados por Alessandro Maganza, por su hijo Giambattista y por Anselmo Canera, aparecen en sintonía con tal programa celebrativo. Frecuentes son las Alegorías coligadas a la vida religiosa y a las Virtudes a esa coligadas, como por ejemplo en la cúpula donde están representadas (junto a la Fama) la Religión, la Benignidad,  la Temperancia y la Castidad. La Sala oeste, además, era llamada “Sala de la Religión” propio para el sujeto de los frescos en el techo, mientras la sala a oriente es nada menos denominada por la Alegoría apologética de Paolo Almerico, coronado por la Fama y rodeado por la Fidelidad, por la Afabilidad, por la Persuasión y por Europa (símbolo de la razón orientada hacia las cosas divinas).


Villa La Rotonda (Villa Almerico) - Visitar las Villas Vénetas - Ribera del río Brenta